lunes, 8 de agosto de 2016

¡Qué nos quiten lo bailao!



Así concluía emocionado mi relato “La importancia de la C” tras la heroica semifinal del Europeo en aquel inolvidable septiembre francés en que “todos fuimos Pau”.

Bien, ya en el presente nos situamos ante nuestro “último baile” (que diría Phil Jackson) porque ellos como nosotros han perdido lozanía por el camino, han tintado sus cabellos de sus primeras canas y por sus rostros asoman tímidas ciertas arrugas. Cada estío los cuerpos llegan más resentidos, ya no duelen los pies, molestan hasta las zapatillas. Pero en verano nos han sacado de marcha puntuales. ¿Quién no ha soñado tener la cara sucia de Navarro para idear travesuras, la imaginación de Disney en el Chacho, la garra medieval de Llull cual personaje de Juego de Tronos, los huevos del corral de Felipón, la viveza infantil de Ricky, la pillería callejera de Rudy, el porte marcial de Calderón o la lectura extraterrestre de Pau?

O no conocen el miedo o por sus modos, comportamientos y ademanes jamás lo han demostrado. Con ellos, de no franquear la barrera de cuartos, pasamos a quedarnos a una cuarta de la gloria olímpica definitiva. De torcer el gesto, de desviar la mirada, de acogernos a excusas y exhibir complejos, hemos recorrido una larga vereda con espinas, que nos ha hecho grandes, ganadores, orgullosos, envidiados en todo el planeta. Todo el universo baloncestístico quería ser español y subirse a su banderín de enganche en el intento de derribar el muro NBA.

Aterrizamos en los Juegos con desgaste en las carrocerías, menor frescura (con la física en contra veremos si la química grupal nos saca de atolladeros), menos músculo, tonelaje e intimidación interior (sin Marc ni Ibaka), pero con la alegría pintada en los rostros, el ánimo subido y el compromiso firme. Disfrutaremos de un juego más prosaico que poético y el maestro Scariolo habrá de encontrar soluciones en el libro de su mesilla de noche para paliar flaquezas. Calzaros vuestras raídas Chuck Taylor, que estos chicos llaman a la puerta.

Hagamos un breve ejercicio de historia y repasemos los rivales que nos van a enfrentar. 



¿Cómo se escribe la historia?

Entre los ingredientes que perpetúan su pócima secreta, tres se destacan como ineludibles: la ingente calidad, el irrenunciable compromiso y la contagiosa diversión. 

En 1999 nuestros representantes por entonces ganaron su acceso su acceso a cuartos en el Europeo de Francia, con las maletas literalmente hechas, en una insospechada carambola. El guiño del destino lo aprovecharon los Angulo, Herreros, Nacho Rodríguez, Alfonso Reyes e Iñaki De Miguel (qué marcaje sobre Sabonis), para derretir el hielo lituano en cuartos, afear el gentil favor de los franceses en semifinales y postrarse ante la vieja Italia en el partido definitivo. “No sabíamos ganar finales”, declaraba Nacho Rodríguez. Desde el 91 no tocábamos chapa. Una plata de tremendo valor en una época de carestías y sinsabores. Ese verano irrumpieron los “Ángeles de Charly” (Sainz de Aja) para cambiar nuestras vidas y acostumbrarnos a mirar hacia arriba, a escuchar emocionados un himno sin letra. 

Zipi y Zape, Raúl López y Juan Carlos Navarro, fueron los primeros en subirse al tren de los grandes. En la primera parada, Juegos Olímpicos Sidney 2000, estacazo mayúsculo. A posteriori, Lolo se quedó con las ganas de convocar al estilizado Pau Gasol, que todavía tierno pisaba más la cancha del equipo vinculado que la del senior azulgrana. Cuando en la temporada siguiente el de Sant Boi arrasó en las conquistas de Copa y Liga, Imbroda le situó en el centro del combinado que disputó el Europeo turco de 2001. Una más madura Yugoslavia nos apeó de la lucha por el oro, pero el bronce resultó un amable botín para una generación que había llegado para quedarse (Pau y Juanqui se establecieron como los máximos anotadores del equipo). En Indianapolis 2002 nos las prometíamos muy felices, pero Raúl se destroza la rodilla y la moral de la tropa se resiente. En los cuartos Nowitzki nos manda al rincón de pensar. En la consolación, España se impone a la selección USA de rimbombantes nombres (Jermaine O´Neal, Paul Pierce, Marion, Ben Wallace, Paul Pierce o Elton Brand) y escaso espíritu solidario. 

Los polluelos están a punto de romper el cascarón, pero en la Federación se pide un último favor para la causa a los veteranos. Herreros lo ejemplifica: “Oye chaval, que yo he venido aquí a dar palmas… ¿Quién soy yo para decirles qué tienen que hacer si eran estrellas en sus equipos y con 23 años habían ganado más que yo? Así el efímero paso de Moncho López al frente del equipo nacional en Suecia trae otro metal plateado. La Lituania de Jadikevicius, Stombergas, Siskauskas o Macijauskas alcanzan el cetro continental. 

Atenas 2004 Juegos Olímpicos. Primera fase inmaculada con victorias ante China, Argentina (a la postre campeona), Italia (subcampeona), Serbia y Montenegro y Nueva Zelanda. España, primera de grupo, cae el día en que no se puede fallar en el fatídico enfrentamiento de cuartos. Lo que había sido un simulacro de equipo norteamericano se despereza en el peor momento. Stephen Marbury, hasta entonces 2 de 16 en triples, enfoca su mirilla, 6/9 triples la noche de autos para 31 puntos y nos manda para casa. En el Eurobasket 2005, son las flechas de Nowitski las que hacen diana en semifinales. Una triste derrota por 30 puntos ante Francia en busca del bronce cierra el bienio de Pesquera, cuya repleta pizarra no logró sintonizar con el grupo.


Resultado de imagen de fotos de la seleccion española de baloncesto

2006 Mundial de Japón. En la Federación encuentran una solución menos rígida y más moderna y cercana para el banquillo: “Pepu” Hernández. En su primera reunión el madrileño luce su proverbial pico de oro “Nadie es imprescindible y todos sois importantes” y su habilidad como conductor de grupo concediendo libertades dentro y fuera de la cancha. La pocha se instala como divertimiento de mesa y el desternillante “El busto es mío” de Riki López como hit parade. Ni siquiera el terremoto de 4,8 grados en la Escala Ritcher quiebra la tranquilidad colectiva. Entre el Chacho y Rudy levantan un trompicado encuentro de semifinales ante los argentinos. Sale cara, el tiro esquinado de Nocioni no entra y España se mete en su primera final mundial. A un minuto de la conclusión, Pau había realizado un mal apoyo por línea de fondo, su pie se quiebra y se rompe un metatarsiano. El vestuario es un funeral, nadie tiene cuerpo de celebraciones. Los griegos endosan 101 puntos a los yankees (Wade, Lebron, Anthony, Paul, Howard, Bosh y Paul pagan su divismo ante los dioses helenos). Pepu tira de psicología y enfoca el entreno previo hacia dos estandartes alicaídos, Navarro y Garbajosa (que responden a lo grande con 20 puntos cada uno). El día de partido el vestuario tiene un extraño sonido, el del silencio. A Pepu no se le escapa: ¿Qué pasa hoy no ponéis música? España muestra un defensa de libro y deja en unos paupérrimos 47 puntos a sus rivales. Cabezas oscurece a Spanoulis, Berni obra de sombra de Papaloukas, Marc convierte a Schortsanitis en un gatito y Carlos Jiménez (el mejor jugador de equipo que ha dado nuestro deporte) se multiplica en defensa y rebote (11). Cuando suena la bocina, Berni más avispado se guarda un tesoro, el histórico balón, Rudy cercena la red, los jugadores con los hachimakis (pañuelos japoneses símbolos del esfuerzo) sobre sus frentes juntan un corro simulando una pocha sobre el parquet. Todos miran y dedican el triunfo a Pau y Pepu escucha el himno emocionado con la mirada puesta en el cielo y una mano sobre el pecho. Su padre ha fallecido el día anterior. El aprendizaje ha concluido. “En ese momento, teníamos una experiencia para salvar las dificultades que antes no teníamos” (Carlos Jiménez). Otro sabio ha repetido un infinitivo para su deporte: “Ganar, ganar, ganar y volver a ganar”.

2007 Europeo de Madrid. El ambiente de euforia que ha presidido todo el torneo se rompe a 2,3 segundos del encuentro final. Después de rebotar 4 veces sobre el aro, el lanzamiento ejecutado por Holden entra para poner en ventaja de uno a los rusos. El postrero tiro de Pau es escupido por la canasta. La amarga plata sabe a poco. La relación entre el presidente y el entrenador se ha ido agrietando. El choque de egos propicia la salida del técnico que mejor había entendido a los jugadores. Una pena. 

2008 Juegos de Pekín. Sáez confía la empresa a Aíto García Reneses. En China el técnico trastoca roles, relega jerarquías (Calderón, Navarro y Garbajosa quedan un paso atrás), eleva las rotaciones y limita el albedrío de la pandilla. La aspereza del madrileño no termina de comulgar con el carácter de los chicos que, tras recibir una soberana paliza ante el Redeem Team, recuperan crédito, estima, cohesión y risas en el reservado del Mare, el restaurante español que Arturo Lanz (excantante de Aviador Dro) y su mujer china habían abierto en la capital china. Con el avance de la competición las fugaces rotaciones se alargan. Llegan las semis y el maestro Reneses enroca el partido. A siete minutos para el final, España empata a 71 con Lituania. Los bálticos han masacrado el aro hispano a base de triples. En una decisión aparentemente temeraria España se sitúa en una zona 2-3 y la puntería lituana se difumina. España se mete en la final olímpica. Así aterrizamos en el primer mejor partido de la historia de los Juegos. Aguardaban las estrellas NBA, en el equipo de la Redención. “Si no ganamos el oro, me tengo que ir del país” (Kobe Bryant). El video del encuentro jamás cogerá telarañas. A cada poco ha de revisarse. Rudy se jubilará con el poster del mate sobre Howard a su espalda, Navarro orillado todo el campeonato, contará a sus nietos que rescató viejas sensaciones de base para volver locos a los americanos, un niño Ricky Rubio (17 años) aguantó las embestidas pross para licenciarse como el medallista más joven del baloncesto olímpico. Los árbitros obviaron los clarísimos pasos de salida (hasta 13) de las estrellas USA, pero España no se acogió a excusas para competir hasta la extenuación. Wade, Lebron, Anthony y Bryant tuvieron que dar el máximo para recuperar el trono olímpico. 

2009 Europeo de Polonia. Tras el partido entre Turquía se esboza un motín. Scariolo ha concedido la última posesión al recién llegado Llull. Los colegiados se comen una falta de manual y España pierde. Marc Gasol en caliente mete la pata: “Teniendo a Pau en el campo jugarse la última con el chico que ha llegado el último…” En el bus, los compañeros recriminan a Marc su error que solicita comparecer ante los medios para aclarar el malentendido. Scariolo no se esconde y habla a las claras a sus jugadores: “¿Soy yo el problema?, les pregunta. La herida cicatriza de inmediato en la misma reunión dónde se exponen pareceres y exteriorizan errores. El gabinete técnico toma nota y aligera el peso táctico en pos de la sencillez. Lituania sirve de analgésico, Pau se engrasa y España avasalla al cuadro organizador. Espera Francia que gana sin querer a Grecia con una canasta de un despistado De Colo. Los galos son aplastados por los íberos (20 arriba). Una imagen plasma la intensidad de lo acontecido: 5 españoles rodean en defensa a un francés. Tras la visita de rigor a Auschwitz, España desata su ira frente al imperio griego (82-64) con Cabezas comiéndose crudo a Spanoulis. En la final, España se cobra la revancha inicial frente a Serbia. Al descanso (+23) la suerte está echada. Es el último partido que narra el recordado Andrés Montes. 

2010 Mundial de Turquía. Pau decide cuidarse y no es de la partida. Un triple de Teodosic nos larga en cuartos. 

Resultado de imagen de fotos juan carlos navarro con la seleccion española

2011 Europeo de Lituania. La primera parte del partido frente a los locales en la fase de grupos quedará para enmarcar: 62 puntos con 10 de 16 triples y 16 asistencias. En el choque ante Francia, los vecinos reservan jugadores para evitar a Lituania en semifinales, pero los bálticos se la pegan ante una emergente Macedonia. Navarro entra en trance a partir de cuartos. “Con Juan Carlos la vida siempre es igual. Al principio del partido me saluda amable y después me mata”, declara resignado Boza Maljkovic, entrenador de Eslovenia, que recibe 26 puntos (17 en el tercer cuarto) del tirillas. En semis lo sufren los macedonios: 35 puntos con 5/9 triples, uno de ellos de colección a la pata coja. “Tenía la sensación de que todo me iba a entrar”. A Francia la tomaron con ganas en la final. Ibaka (Ikea según Pepiño Blanco) amedrenta a los postes galos (5 tapones en otros tantos minutos del segundo cuarto). Navarro remata como MVP su semana fantástica (29,3 puntos de promedio en los tres últimos encuentros) con un detalle de capitán que lo engrandece aún más. En la entrega de trofeos Calde susurra a Felipe: “Dice Juan Carlos que recojas tú la Copa”. El patriarca de los Reyes había fallecido de un infarto días antes. Su esposa, Lola, llora a lágrima viva en la grada. “Cuando me cede el trofeo siento el orgullo de tener un compañero como él y de formar parte de un equipo y una familia como ésta”. En el corrillo posterior a la celebración cantaban el “Todos los días sale el sol Felipón”, que habían versionado. 

Resultado de imagen de fotos de la seleccion española de baloncesto


2012 JJOO de Londres. La controvertida derrota frente a Brasil evita el cruce ante los americanos. Francia es nuevamente víctima propiciatoria en cuartos. Llull se emplea con Parker y Marc e Ibaka se agigantan. Batum y Turiaf asumen mal la derrota con sendas agresiones fragantes. España se embota en las semifinales ante los rusos. 20 pírricos al descanso para una desventaja de 11. Calde desfibrila a la mortecina España desde el triple, Rudy lo auxilia con su sabia lectura defensiva y Felipe “O Rei de la Regularidad” combate cual peso pesado. España abre el campo y San Emeterio suma esfuerzos para entrar en la segunda final olímpica consecutiva, en la que Lebron cogió la pala para echarnos la tierra definitiva con un triple en la cara de Marc. España juega como nunca o como siempre para quedarse en la orilla. Cuando concluye el histórico encuentro la expedición americana desfila en procesión al completo para consolar/felicitar a Pau que permanece machacado en el banquillo. “Estoy jodido, podíamos haber ganado… Lo ves tan cerca y…”. Navarro, mermado por la fascitis plantar, ha abierto el libro por la página de las esencias caras antes del descanso (19 puntos). Pau ofrece un curso de acelerado de fundamentos a los interiores americanos en el tercer cuarto, pero a España con un día menos de descanso, el encuentro se le hace bola. 

Resultado de imagen de fotos de la seleccion española de baloncesto


2013 Europeo de Eslovenia. Orenga a los mandos. Felipe, Navarro y Pau ausentes. España cae en la prórroga de semifinales ante Francia. Poco bagaje táctico para cubrir las ausencias. Meritorio bronce ante Croacia para algunos, poco botín para otros (entre los que me incluyo).

2014 Mundial de España. “El castañano”. Orenga en el blanco de todas las miradas. Pero nadie debe escurrir el bulto: ni el presidente que lo elige, ni los jugadores que no exigen un técnico de mayor rigor, experiencia y recorrido. La festiva fase preparatoria de siempre y los despistes en la semana de las eliminatorias también suman tinta a la mancha. Una Francia menor echa a España de su campeonato. 

2015 Europeo de Francia. Scariolo regresa al redil. Otra competición de menos a más con corta rotación (no más de 8 o 9 jugadores). El juego se elabora alrededor de un superlativo Pau Gasol. Y éste responde como nunca, como siempre. La exhibición de compromiso, fiereza y talento ante los galos en semifinales (40 puntos) habrá de contarse como las grandes gestas. Campeones de Europa ante Lituania y Gasol MVP sin discusión.

Resultado de imagen de fotos pau gasol con la seleccion española



Los Rivales en los JJOO Río 2016



Argentina

No se fíen de esta cuadrilla. Les tratarán de usted. Les enternecerán sus arrugas y canas (entre el trío calavera suman más de un siglo). No les confundan sus ropajes albicelestes, pues esconden indumentaria de camuflaje. No tienen cuerpo, tienen alma como señala su hashtag. Dos bases de patente ACB. Delfino regresa de dónde nadie volvió y los chicos le tomaron el pulso a la alta competición en el último Sudamericano. Los niños cruzaron de la mano de sus padres/abuelos la escarpada vereda para llegar a Río. Cuadro pequeño de estatura y corazón inabarcable, excelentemente gobernado por el “oveja” Hernández. Prohibido darles la espalda, vedado cruzarse con ellos en las eliminatorias. Posee el mejor juegos de pies (Scola), los huevos más enormes (Nocioni) y la más poderosa Manu izquierda de todo el planeta exterior a la NBA. 

¡Ojo con ellos! Llegarán a dónde les lleguen las fuerzas y llegados a ese punto me levantaré a aplaudir su tango final a un equipo que ha engrandecido la historia de nuestro deporte ¡Bravo!



Brasil

Se presentan con las caras de siempre, a excepción de su mejor jugador, Tiago Splitter, lesionado. Con más veteranos que noveles. Clásicos son Marcelhinho, Barbosa, Alex García. Marquinhos, Varejao, Nené y Hettsheimer con poco imán para los podios. El que sí lo tiene es su entrenador Rubén Magnano, que acudirá a las piernas frescas de Luz, Neto, Benite y Lima para relevar a los veteranos e impulsar el juego. Dudas tradicionales sobre su espíritu competitivo. ¿Cómo llevarán la presión del anfitrión? ¿Serán por fin los Jogos do Brasil?



Lituania

Han sobado el morro a España dos veces en la preparación. Plata de los dos últimos Eurobasket (en Francia 6 jugadores anotaron más de 8 puntos de promedio). Del banquillo no se ha movido Jonas Kazlauskas. En la dirección el excelente Kalnietis está muy sólo. El puesto de 3 lo tienen de sobra cubierto con el Knick Kuzminskas y el Real Macioulis. En la pintura se echan en brazos de un velociRaptor, Valenciunas, en los mejores dígitos de su etapa pro. Los bálticos llevan el basket en su ADN, son sólidos y sin figuras descollantes como antaño, pero conjuntan cuerpos y talentos. Van justos en la pintura sin Montijunas ni los Lavrinovic, se encomendarán al nuevo Sabonis, Romantas, y a los rocosos Jankunas, Javtokas y Kavaliouskas para echar una mano al héroe de la franquicia canadiense. Sus altisonantes nombres llaman a la guerra, evocan disputas medievales, luchas a muerte en La Princesa Prometida. Son los séptimos juegos consecutivos de un país de tres millones de basket lovers. No los olviden, siempre están cuando tintinean los metales.



Croacia

Nos rascan presea desde los Juegos de Barcelona con Drazen Petrovic. Su hermano Aleksandar se ha comido el marrón que nadie quería y ha desmontado a Italia de su propio preolímpico. Démosle valor. Tomic se borró y Justin Hamilton corrió al amparo de los Nets. El juego interior (exterior) ha quedado en manos del todocampista Saric, el nuevo genio de Sibenik. Por fuera, Bojan Bogdanovic ha ganado aquí y en USA todos los galones a los que aspira Hezonja. Simon y Ukic administran las posiciones perimetrales con pocos recambios (Draper y Lafayette se quedaron fuera por decisión técnica). Igual lucen más con menos. Veremos. 



Nigeria

Explosividad física, dinamismo y fortaleza interior disminuida por las bajas. Se cayeron el blazer Al- Faroud Aminu, Udoh (Fenerbahce) y el nuevo unicaja Trevor Mbakwe. 



EEUU

Tendrían tres equipos para ganar el oro de calle. Pese a las renuncias siderales, poseen dos point guard de infinita clase (Kyrie Irving, el escudero de Lebron y nuevo gran base de la NBA, y el supersónico Kyle Lorry), dos animalitos para candar el aro (DeMarcus Cousins y DeAndré Jordan) y 8 jugadorazos versátiles que pueden combinar en las otras tres posiciones. Atentos al ritmo desbordante preñado en una exigente defensa, a las posibilidades con quintetos pequeños afincados en Durant, Anthony y Draymont Green como cuatros o incluso cincos. Ante defensas zonales Krzyzewski recurrirá a Klay Thompson, Durant o al resurgido Paul George. Son oro al 99%. Coach K va a por su tercer entorchado olímpico consecutivo antes de pasar los trastos al mejor entrenador pro, coach Popovich. 



Francia

Salvando a los Superhéroes de comic USA, Les Bleus albergan los mejores físicos del certamen hasta el punto de que Colet ha dejado fuera a dos del otro lado del Atlántico, Ajinca y Fournier. Con Parker notando los kilómetros en su segunda anotación más baja NBA, Heurtel y Antoine Diot darán relevos de calidad en el timón. Aún así en el Preolímpico devino definitivo con 15 puntos en el cuarto final ante la excelsa Canadá. De Colo ha cuajado gloria europea (MVP y campeón de la Euroliga). El explosivo Batum irá cogiendo tono tras firmar el contrato de su vida e incorporarse mediada la concentración. Gobert pondrá envergadura e intimidación, Pietrus piernas y Lauvergne, Boris Diaw y Kim Tillie mano y cabeza. Equipazo.



Serbia

El general Sasha Djordejevic no tragó con los novillos de Marjanovic en el preolímpico, pendiente de la rúbrica de su contrato con los Pistons, y le dejó fuera de la lista de Río. Notarán la falta del lesionado Bjelica que les daba calidad y polivalencia a espuertas. Se agarrarán a su talentoso tridente con Teodosic más anotador en temporada que nunca, Bodgan Bogdanovic doctorándose entre las broncas y mimos de Obradovic en Estambul, y Nikola Jovic, un joven poste de los de antes, con lectura de juego y fundamentos, que ha entrado en el quinteto rookie ideal con los Nuggets. Apretados desde la banda, defenderán, acelerarán ritmo respecto a anteriores presencias y ganarán presencia interior cuando Raduljica coincida en pista con la emergente estrella de Denver. No olvidar a los ACB, Markovic y Nedovic, en los relevos perimetrales, que saben lo que se hacen, ni la rocosidad de Kalinic. Pueden encontrarse con el hándicap de que todos son novatos en unos Juegos. 



Australia

El clásico de Oceanía llega con su estrella Andrew Bogut justa de partidos tras su lesión en la final NBA. El alunizaje de Durant a San Francisco le ha conducido a Dallas. El otro participante en las series, Matthew Dellavedova se ha engarzado su primer anillo, más pone rumbo a los Bucks por un pastizal. Patric Mills moverá los hilos en un papel más estelar que en los Spurs, con los familiares Joe Ingles y David Andersen añadiendo experiencia. Ojo a los aussies cuando lleguen las eliminatorias. 



Venezuela

Pese a los que los “vinotinto” gastan menos nombre que sus vecinos continentales, se han colgado el oro en las competiciones disputadas (Sudamericano y Torneo de las Américas) desde 2013. Sin su “pro” Greivis Vázquez, quizá su mejor baza resida en Gregory Vargas y en la fuerza que se les insufle desde la banda el argentino, Néstor “Che” García. En Méjico se cargaron a la lustrosa Canadá y a la renacida Argentina. 



China

No varía su discurso. Muchos centímetros y tiro exterior que no le harán quedar muy lejos



Resultado de imagen de fotos de la seleccion española de baloncesto

Las chicas

No me olvido de las nuestras porque me tienen enamorado desde hace años. Parecen un equipo desde que salen del hotel. Mondelo las entiende de maravilla y aporta gobierno, lectura de partido y todo tipo de soluciones tácticas. Maravilla la clase de Palau, la energía de Silvia Domínguez, el 1 contra 1 y el tirito de Anna Cruz, la polivalencia de Xargay, la exuberancia de Torrens, los arrestos de Nicholls, la solidez de Gil y Pascua y la juventud de Ndour. Con la filosofía cholista, partido a partido, habrá que tocar la puerta de las medallas, pese a la irremplazable baja de Little. Destilan calidad e intensidad a partes iguales. Siempre enganchan al televisor. 



10 incógnitas a despejar en España (los chicos)

¿Cuántos jugadores se sumaran a los seis (el bloque madridista más Gasol y Mirotic) que sostuvieron mayormente el cuadro en Francia?

¿Explotará Llull como escolta titular?

¿Disipará Ricky sus dudas en el tiro o quedará como mero director o agitador del avispero?

¿Embalsarán a Navarro o saldrá el genio de la lámpara?

¿Reventará Claver o se conformará con labores de intendencia?

¿Dará valor Willy a los minutos de descanso que necesite Pau?

¿Cómo llegará de gasolina Pau en los partidos que España se juegue el cocido?

Sin Marc ni Ibaka ¿dominará España el rebote? ¿ayudará Mirotic a cerrarlo?

¿Habrá regularidad en el tiro para que los rivales no se colapsen sobre Pau?

¿Qué armas tácticas reservará el técnico de Brescia?



En la solución a muchos de estos enigmas se hallará el puesto final de la selección. Su experiencia, compromiso, conocimiento del juego y de los compañeros y competitividad conducen al optimismo. Rebote, defensa, ritmo, equilibrio exterior-interior, circulación y cuidado de balón, y tiro serán las asignaturas troncales de toda competición. 

No habrá que escandalizarse si nos cuesta arrancar y en el camino encontramos piedras. Los íberos en nuestra península somos tan dados a excelsas loas como a las más ácidas críticas. Esto es largo y los nuestros siempre han competido de cine en los partidos sin red de salvamento. 



En cualquier caso y sea cual sea el lugar que finalmente nos ubique la competición, como cantan y despiden sus conciertos Los Secretos “Gracias por elegirnos”. Gracias de verdad, chicos. Ha sido un gusto y un orgullo para todos acompañaros todos estos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario